• Gustavo Mendoza

Adiós al desánimo


El ánimo es la energía que nos impulsa a ejecutar acciones, mientras que el desánimo es la ausencia de la misma. Nosotros vivimos el desánimo como un estado anímico limitante; Es decir, nuestros comportamientos y actitudes no están orientados a la ejecución, porque no tenemos esa fuerza interna.



Creo que este artículo puede interesarte pues tú, yo y cualquier persona en este mundo que admires o no, experimenta todos los estados de ánimo disponibles para nuestra raza humana, sean estos potenciadores o limitantes pues como comenté en el artículo de “Somos alegría”, el contagio emocional NO es opcional pero lo que si podemos hacer es salir del “desanimo” cuanto antes.


Hace unos meses atrás realice un conversatorio online con mi querida amiga Zaida Marquez (Ig: @zaidamar) y mi mentor Fernando Celis (ig: @fernandocelis), en el cual discutimos sobre la motivación y qué se necesita para conseguirla. Durante la conversación Fernando dijo algo como: “por supuesto que me siento triste y desanimado a veces, creo que zaida me ha visto deprimido una sola vez y tenía toda la razón, sin embargo me permití un solo día para vivirlo, al día siguiente ya estaba en pie, trabajando por mis propósitos”.


Debo comentarles que la frase anterior no es en absoluto textual, sin embargo, fue mi interpretación a lo que dijo Fernando y que comparto debido a que él es una persona incansable, se levanta a las 4 am, hace trabajo de investigación en redes todos los días, hace lives por Instagram en la mañana, workshops en la tarde, da clases en la noche y esto ocurre 365 días, 24/7. Bueno, puede que este exagerando un poco. Solo quiero ayudarte a crear una imagen de alguien extraordinariamente motivado y enfocado en la acción masiva. El punto importante de todo esto es que es absolutamente normal sentirse desanimado y la buena noticia es que sí puedes salir de ahí por tu cuenta, decidiendo hacer algo al respecto y ejecutando acciones que generen esa realidad, la realidad donde estas motivado.


Normalmente en el Coaching nos gusta usar a nuestro favor el poder lingüístico de las palabras y su carga emocional obviamente por la persuasión que esto puede tener en nosotros y ayudar a salir o a entrar en un estado emocional. En este caso en lugar de referirnos a salir del desanimo, vamos a hablar de entrar a la motivación. Lo que busco con esto es que desvíes tu atención en lo que Sí deseas lograr y no de lo que quieres salir, recuerda siempre esto “LO QUE ENFOCAS AMPLIFICAS”, si en tu mente el mensaje que esta reinando es el de “quiero salir del desánimo”, te reto a que te preguntes ¿Qué palabra queda resonando?, apostaría todo a que es el “desánimo” y es por esto que una de las vías que te puedo proponer para salir del estado de ánimo limitante es enfocarte en el que si deseas estar para que tu foco amplifique la situación deseada, el estado empoderante, y consigo los comportamientos que requieres para levantarte de la cama, abrir los ojos, respirar profundo y ejecutar masivamente para lograr lo que deseas.


Este artículo nace debido a que yo mismo en este día me sentía desanimado, sin energías, buscaba la inspiración y solo veía una nube blanca en mi mente, puedo prometer que sentí hasta cansancio físico y pensamientos negativos sobre mis proyectos, algo que hace un día atrás, no hubiese JAMÁS ocupado un espacio mínimo en mis pensamientos, sin embargo, así estaba cuando me senté a escribirles. Si tanto les hablo de motivación, de pensamientos positivos, de tener la posibilidad y responsabilidad de crear la realidad que quieres entonces esto sería un perfecto momento para no solo demostrármelo a mi mismo sino también hacerlo con una acción clara, precisa y dejando evidencia de esto.


¿Quieren saber cómo entré a este estado de ánimo? Obvio que sí, de lo contrario no habrías leído hasta acá. Dentro de mi practica independiente, me esfuerzo muchísimo para que mis ingresos variables posean un tipo de constancia que me genere una sensación de estabilidad para seguir mejorando día a día, el detalle es que justo este fin de semana, varias cosas se juntaron para hacerme dudar, generar miedo en mi y desacelerar mis acciones o incluso detenerlas; Y es justo en este momento cuando conscientemente notas que estas atrapado en una trampa emocional y ejecutas una acción aún sin querer hacerla y conectado con el beneficio que este te va a producir.

Te quiero compartir otra frase:


“El éxito no se mide por lo que has logrado, sino por los DESAFIOS que has superado”


Si le das el significado a estos bajones emocionales como desafíos, entonces podrás encontrar un motivo más para superarlos más rápido, seguir viviendo el éxito de estar vivo, de disfrutar tus días y lograr tus objetivos.

Finalmente quiero dejarte algunas ideas para decirle rápidamente adiós al desánimo


  • Adopta una postura de certeza y gesticulación acorde con el estado de ánimo al que deseas entrar: abre bien los ojos, sonríe, espalda erguida, hombros hacia atrás y mirada hacia adelante. Se que ahora se sentirá extraño, solo confía en que, si mantienes esta posición por al menos 3 minutos continuos, tus pensamientos empezarán a cambiar.

  • Establece en tu mente el estado anímico que deseas: Repite en tu mente la emoción que lo detona (paz, calma, alegría, certeza entre otro).

  • Piensa en tu propósito, la razón por la que haces lo que haces y comienza una acción que sume a lograrlo. Ejemplo: escribir este artículo.

  • Recuerda lo que SI has logrado y desvía tu atención de lo negativo.

  • Usa la auto persuasión para apoyar en tu cambio: escucha música motivante, mira un video, habla con alguien o simplemente realiza una actividad que te guste.


Mientras tu estás limitado emocionalmente, la vida sigue, el sol sigue saliendo, así que vive tu emoción, de seguro tiene razón de tenerla sin embargo sal de ella lo antes posible y sigue adelante, tienes con que hacerlo y lo sabes.

92 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook