• Gustavo Mendoza

Agradece que fortalece


El primer enemigo del progreso es la victimización, es cuando damos excusas por todo, responsabilizamos a los demás, nos quejamos y vemos como si el mundo estuviera en nuestra contra, por supuesto que esto hace que percibamos nuestro entorno como hostil y nuestra actitud sea reactiva Y CLARO QUE VA A SER ASÍ, sentimos que todo es contra nosotros.


Es como cuando escuchas para responder, te has dado cuenta de que realmente no pensamos demasiado en esos momentos, sino que solo tenemos en nuestra mente una respuesta que invalida la del otro o fortalece la nuestra, como si tuviésemos que ganarle a alguien o a algo, siendo que quizás solo tenemos que ganar juntos.


La victimización nos corta las alas, nos hace sentir que no podemos hacer nada hasta que las cosas se alineen a mi favor y sin duda nos fastidia el logro de objetivos.


Imagínense que cuando se quejan o dan excusas están activando la procrastinación y el autosaboteo, inmediatamente empiezan a operar estos procesos limitantes que nos alejan de lo que queremos lograr, NOS DEBILITAN, asesinan nuestra creatividad y de hecho nos hace menos inteligentes.


La forma en que logramos nuestros objetivos es adaptándonos al entorno, aprendemos y desaprendemos lo que sea necesario y después lo ponemos en acción para crear la realidad que visualizamos en un principio. Para todo lo anterior usamos las funciones ejecutivas elevadas del cerebro como: Toma de decisiones, estrategia, organización, resolución de problemas, memoria a corto y a largo plazo.


Acá les dejo el dato que nos EXPLOTA LA CABEZA.


Las funciones ejecutivas del cerebro son las que nos entregan la calificación de inteligentes, ahora es importante entender que SOLO podemos acceder a ellas cuando estamos de ánimos donde percibimos algún grado de control y calma; Es decir, cualquier extremo emocional, automáticamente desconecta el córtex prefrontal (La parte de nuestro cerebro donde se encuentran las funciones ejecutivas del cerebro) y toma control el sistema límbico o el cerebro reptiliano, que para no entrar mucho en detalle, son las zonas que se encargan de mantenernos vivos cuando corremos peligro.


Si te ves amenazado por un león o un terremoto, tiene mucho sentido que no puedas pensar demasiado, sino que reaccionas instintivamente para sobrevivir, o por el otro lado si estás en niveles de tristeza, estrés, incertidumbre o miedo altos, también tiene sentido que tu cerebro busque protegernos de lo que nos causa estos estados negativos.


Y si, ya sé que están conectando unas ideas, ¡¡¡¡CORRECTO!!! cuando nos victimizamos generamos estados emocionales limitantes y nuestro cerebro busca protegernos de esos agentes externos que nos han hecho daño y que no nos dejan lograr nuestros objetivos, esto de hecho les da más poder y caemos en una espiral reforzadora negativa o en un circulo vicioso como ya lo he mencionado antes.


No solo victimizarse se siente “cómodo”, sino que realmente nos introduce en un estado que incentiva seguir sintiéndose así y cada vez más lejos del progreso. ATENTOS esta bien sentirse así, todos lo hacemos y lo seguiremos haciendo, el detalle clave es que podemos cambiar nuestros estados emocionales cuando lo queramos en orden de salir de ese circulo vicioso y entrar en una espiral reforzadora positiva que SÍ nos oriente al logro de nuestros objetivos.


En este artículo pretendo entregarles mucho más que la información sobre por qué la victimización es la enemiga del progreso, deseo que puedas llevarte una técnica clara y sencilla de aplicar para que puedas salir de los extremos emocionales originados por la victimización y que de hecho te harán inmediatamente más fuerte e inteligente.

Ahora voy a compartir contigo las 3 claves para dejar de victimizarse

  1. Responsabilízate: “La vida no pasa para ti, debido a ti”, Entiende que eres parte de un sistema, en todo lo que haces y obtienes tienes un grado de responsabilidad importante en el que sí puedes hacer algo al respecto. Cambiar esta forma de pensar nos entrega la posibilidad de la acción.

  2. Empodérate: Conoce tus fortalezas y puntos de mejora, potencia lo que eres bueno y nivela los flancos débiles, todo esto va a resultar en mayor seguridad y motivación para salir de la zona de confort.

  3. ACCIÓN MASIVA: Ejecuta tus actividades disciplinada y enérgicamente tantas veces sean necesaria hasta que logres tus objetivos y quede grabado en tu mente que “TÚ Y SOLAMENTE TÚ ERES EL RESPONSABLE DE TU REALIDAD”.

Y finalmente para salir de los extremos emocionales, la MÁXIMA técnica milenaria y espacial es el “AGRADECIMIENTO”


El agradecimiento es la forma más rápida con la que nos conectamos con la parte buena de lo que sea que este pasando, es un cambio de foco inmediato que resulta en calma, alegría y control, estos estados de ánimo que te permiten usar las funciones ejecutivas y elevadas del cerebro. Además, es una alabanza al ser superior en el que creas, nos hace sentir más cercano y parte de un todo superior a nosotros que tienen un sentido más allá de nuestro entendimiento

  • Quieres ser feliz: Agradece

  • Quieres ser más inteligente: Agradece

  • Quieres lograr tus objetivos: Agradece



Ahora te dejo 3 maneras de agradecer


  1. El frasco GENIAL: Consigue un frasco de vidrio o cualquier material donde puedas ahorrar agradecimientos, la idea es que cada mañana/Noche puedas escribir lo que agradeces de ese día, este puede ser desde lo más sencillo como una sonrisa de tu hija hasta lograr un objetivo que has estado trabajando por años. Te conectaras con lo positivo y abrirás o cerraras el día por todo lo alto, además puedes eventualmente abrir el frasco y ver todas las cosas buenas que te han pasado.

  2. Visualizaciones creativas: Puedes conectarte mentalmente con momentos poderosos que ya has vivido y de lo que estás eternamente agradecido con el fin de empoderarte de ese sentimiento de calma y alegría. En otro artículo hable sobre cómo hacer una visualización paso a paso, revísalo acá.

  3. Oraciones: En tus rituales espirituales siempre agrega un espacio importante para el agradecimiento, puedes hacerlo en tus meditaciones, momentos de soledad o conexión con DIOS y el universo.

50 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook