• Gustavo Mendoza

El dilema entre trabajar y vivir

Trabajar para vivir, vivir para trabajar y te propongo una mejor “Trabajar viviendo/vivir el trabajo”. El dilema existe pues intentamos separar las cosas, con toda nuestra fuerza queremos creer que, si trabajas entonces no estás disfrutando, o si vives como deseas entonces no estás haciendo nada productivo, PERO en este artículo te invito a pensar fuera de la caja, diferente y de manera disruptiva.


En el artículo anterior te hable sobre el sistema de creencias que configura nuestra manera de pensar y resalte la importancia de este en nuestro comportamiento, es básicamente el origen de todo lo que somos, hacemos y tenemos. En este caso el título de este artículo vendría siendo uno de esos mensajes que adoptamos de nuestra cultura y que guían nuestra percepción al trabajo sin embargo.

¿Es correcto? ¿El trabajo no es vivir, y el vivir no es trabajar? ¿Ambas cosas pueden funcionar bien juntas? ¿Pudieran ser lo mismo?

Estas interrogantes me surgen como resultado del desafío ante afirmaciones que se imponen en nuestra mente, las escuchamos a nuestros padres, a todo nuestro entorno y nos suena lógico que pudiera ser cierto, ahora lo mas importante es entender ¿cuáles son los efectos?

¡OJOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Lo que te comparto a continuación puede que te haga sentido o no, de ser cierto para ti este artículo será de mucha ayuda, en caso contrario te ayudará a reforzar lo que haces y disfrutarlo aún más. De hecho, puede que te identifiques con algunas, en ningún caso esto es una regla, es mi manera de ver las cosas y lo que he experimentado.

Efectos, soluciones y Beneficios.

Felicidad el viernes, tristeza el domingo, esfuerzo el lunes.

Por mucho tiempo me pasó que durante la semana renegué y solo esperaba a que llegara el viernes para ser feliz por un periodo de tiempo muy corto debido a que el domingo entra una especie de tristeza por volver al mundo real que no estaba disfrutando. Me vi envuelto por mucho tiempo en esta dinámica que de verdad no estaba disfrutando sin embargo si estaba acostumbrado, asumí por un periodo importante de mi vida que esto es normal y simplemente no lo cuestioné. Ahora puedo decirte que esto no necesariamente tiene que ser así.

El nombre que le das al 1er día de la semana se lo colocamos nosotros, así como el significado y con esto el estado de ánimo que te genera; es decir, el lunes no es malo, ni el viernes es mejor por ser días diferentes, la calificación es la que le otorgamos y es acá donde está el efecto que percibes de los días. Esto genera un efecto de anclaje a estados de ánimo negativos-limitantes, piénsalo un momento: El lunes no te gusta y solo esperas el viernes, llega el viernes y disfrutas lo que puedes por la sensación de que se acaba pronto y finalmente el domingo te pones triste cuando ves que se va tu momento favorito y entra la peor parte de tu semana.

Al final no terminas disfrutando ningún día, se pierde el momento presente en la cárcel del tiempo, pensando el futuro y en el pasado.

La relación directa con el artículo es que, al diferenciar el trabajo de la vida, existe una separación de ambas actividades, no pueden coexistir juntas y prácticamente se adopta el pasarlo mal durante la semana porque eso es normal. La palabra “Trabajo” en muchas ocasiones esta asociada con esfuerzo, con algo que no disfrutas, con deber, obligación y esto proviene de la misma separación de las actividades.

Te invito a que disfrutes todos los días como lo son “SOLO DÍAS”, donde solamente tu puedes decidir si es bueno o malo, donde puedes estar haciendo algo que disfrutes y que no depende del momento o lugar donde estás sino específicamente de ti mismo.

Tu trabajo es un paso a la meta, no es la meta

Me refiero específicamente a mi historia de vida hasta hace 2 años atrás y esta era realizar una actividad profesional por un tiempo definido para DESPUÉS, mucho después, disfrutar de lo que siempre quisiste estar viviendo. Ejemplo: Voy a trabajar durante 50 años (Tiempo de deber y esfuerzo) para después disfrutar los últimos años de la vida tranquilo en una casa en la playa cuidando de las plantas.

Este mensaje causa el mismo efecto que los días de la semana, te aleja de disfrutar el presente y con esto divide tu energía. Pudieras dar el 100% de ti mismo ahora, siendo extraordinario y logrando los resultados si tan solo tu foco estuviese en su totalidad a lo que estás haciendo en este preciso instante. No es necesario esperar para ser feliz, para disfrutar de tu vida para ser lo mejor que puedes ser. Ciertamente hay cosas que no caen del cielo y toma tiempo lograrlas, sin embargo, podemos disfrutarlas cuando se hagan realidad, por el momento puedo estar acá, dando lo mejor de mí y gozándome el proceso.

¿Es esto malo? Por supuesto que no, ahora si algo dentro de ti te dice que esperar 50 años para disfrutar no sería lo ideal, o que simplemente quiero disfrutar un poco más de tiempo del que este plan me indica, entonces esto es lo que yo hice y lo comparto contigo.

Mi solución

Lo voy a resumir en una lista de acciones, será fácil de entender sin embargo para mí fue muy difícil llegar a crearla, por eso sería fabuloso que para ti no lo sea con la ayuda de este artículo.

1. Identifica tu propósito de vida: Es la razón por la que estás en esta vida en este particular rango de tiempo, es el camino que deseas transitar el resto de tu vida, donde todo lo que haces esta alineado con tus valores, principios y creencias. Si has leído los anteriores artículos entenderás esto: Es la ruta por donde tu mindset te lleva.


Mi propósito de vida: Soy parte activa en la creación de una sociedad próspera y autosustentable donde la excelencia personal sea un valor personal, a través de mis fortalezas comunicacionales, la energía positiva indomable y la pasión de contribución que me caracteriza, donde tenga la libertad de conocer muchas culturas, lugares y momentos del mundo entero.

2. Formula un trabajo que se funda con el estilo de vida que deseas tener. Consigue, adapta o crea una actividad profesional que se amolde a lo que te gusta, en lo que eres bueno y que te permita disfrutar desde ya lo que esperarías 50 años para vivir. NO te amoldes tú a una actividad.


Mi trabajo ideal: Ayudar a las personas a identificar, impulsar y explotar su potencial a través de la comunicación como herramienta personal pudiendo ejercerla en cualquier parte del mundo en cualquier momento para que cada una de las personas sean a su vez multiplicadores de excelencia mediante su propio ejemplo impactando su entorno de manera positiva.

Mi trabajo actual: Coach profesional ejecutivo y personal. Trabajo directamente con personas y empresas desarrollando desde el autoconocimiento su potencial, impulsando fortalezas, aniquilando creencias limitantes y creando realidades con acciones precisas. Esto lo logro a través de la conversación, artículos, videos interactivos y cualquier vía de comunicación posible. Todo en formato presencial y online.


NOTA: Aún no viajo por todo el mundo, sin embargo, estoy muy cerca de entrar en esta etapa mientras sigo haciendo lo que me gusta.

3.Empieza a crear la realidad: Todo lo que dije anteriormente dista mucho de vivirlo de inmediato, si puedes hacer un cambio real ahora mismo y que esto te permita disfrutar el momento presente para crear de a poco la visión completa.

Ejemplo: Yo estoy al 80% de conseguir la visión completa, esto en ningún caso determina mi disfrute pues mi actividad es lo que deseo y me hace sentir pleno, esto no implica quedarse donde estás, de hecho, implica seguir adelante con cada vez más energía. En este sentido y desde mi realidad actual estoy creando las condiciones que me permitan hacer lo que hago a la vez que viajo, que sinceramente es dinero y un ciclo sano de clientes que sigan saliendo y llegando de manera online sin importar donde me encuentre. En esto estoy justo ahora.

Beneficio

La razón de que estas palabras existan es en sí misma una prueba de los beneficios que este cambio me ha brindado. Ahora me siento libre de expresarme, se que tengo información valiosa y me atrevo a compartirla contigo porque amo lo que hago, disfruto el momento presente y me gustaría conocer muchas más personas así.

En este instante vivo para vivir, vivo para contribuir, vivo para ser mejor cada día, vivo para usar mis dones y no depende esencialmente de la actividad misma, sino del amor y entrega con la que ejecuto lo que se alinea con mi propósito de vida. En este preciso momento es el coaching y mientras se siga alineando con lo que decidí que quiero para mi vida, entonces daré el 100% de mi siempre.

Mis días son lo que decido que sean: Puede ser un lunes de descanso o un domingo de intenso desempeño en sesiones o creación de material, quizás un viernes es de lectura o de tomar un par de cervezas con mi esposa, o a veces una semana entera no tiene espacios de ocio, como la siguiente pudiera ser entera de actividades deportivas o juegos. El punto es que sea lo que sea, estoy contento, con enfoque total y mejor aún ES MI DECISIÓN.

125 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook