• Gustavo Mendoza

El Fracaso podría ser GENIAL

No quiero ser polémico, por lo que voy a explicarte inmediatamente a lo que me refiero con el título del artículo de hoy.


“La clave para el éxito está en tomar buenas decisiones, las buenas decisiones provienen de la experiencia obtenida de las malas decisiones”

En base a lo anterior no hay éxito sin fracaso, por lo que lo considero parte del proceso del camino de la vida; Entonces, el fracaso es algo bueno si puedes ver el universo de oportunidades y aprendizajes que te ofrece.


Se conoce por fracaso al fallar, obtener un resultado desfavorable en una tarea emprendida.

¡¡OJO!!

NO estoy diciendo que emprendas acciones con la intención de fracasar o que el objetivo es fracasar en orden de tener éxito, podemos tener éxito varias veces antes de fracasar gracias a las experiencias anteriores experiencias similares.

El fracaso esta relacionado con el resultado inevitable de salir de la zona de confort, de intentar cosas nuevas de las cuales no tenemos el control total o simplemente de vivir cambios inesperados de entorno en el cual vivimos; por lo tanto, lo que SI estoy diciendo, es que el fracaso va a ocurrir a menos que seas perfecto y que cuando pase puedes capitalizarlo en aprendizajes y oportunidades de mejora.


Si revisas nuevamente el título puedes notar que uso la palabra “podría”, enfatizando la posibilidad de que también puede ser negativo, esta variación esta directamente relacionado con tu MINDSET (Programación mental), la forma en la que ves la vida y el nivel de motivación que posees en ese momento dado.


El potencial del fracaso puede ser tan GIGANTEMENTE positivo o negativo como seas capaz de aprovechar o limitarte respectivamente según la situación ocurrida y quiero darte un ejemplo de esto:


Escenario negativo (Caso real, mi experiencia)


Cuando llegue a Chile en el 2015, como todo inmigrante pienso yo, tenía muchas expectativas, creo que todas buenas o quizás excelentes. Traía conmigo todo el dinero de la venta de mi auto, dos negocios que tenía en Venezuela y lo que pude reunir.


Acorde a mis planes eso me duraría para 6 meses, tomando en cuenta que máximo al 3er mes ya habría conseguido un buen empleo así que estaba “relajado”.


Resulta que absolutamente nada fue como lo planeé, de hecho, fue todo lo contrario y mucho peor. El dinero se me acabo al 3 mes, había conseguido un trabajo muy lejano a lo esperado y lo único en lo que yo podía pensar en ese momento era “¿Por qué a mí?”.


Mi actitud como resultado de mi mindset era negativa, estaba molesto, culpaba a DIOS, a Chile a todo el mundo de mi fracaso y no disfrutaba del día a día, no estaba tomando ninguna responsabilidad más que victimizarme y el resultado fue aún más nefasto porque todo siguió empeorando de manera vertiginosa.

Me separe de mi esposa 1 año después, sobregire 3 tarjetas de crédito, 2 líneas de crédito y debía un crédito al banco por 5 años. En resumen, se veía un futuro OBSCURO y sin escape alguno, de hecho analicé la posibilidad de declararme en banca rota o devolverme a Venezuela dejando todas las deudas acá, no me siento orgulloso de decirlo, pero la desesperación era Máxima.


Análisis: Eso es un gran fracaso en mi vida que siguió siéndolo por mucho tiempo, por lo tanto el potencial de ese fracaso fue EXTREMADAMENTE negativo en el momento que lo estaba viviendo precisamente por como tomé las cosas.



Escenario positivo


Ahora te cuento rápidamente como salí del problema anterior.


Después de dos años y exactamente al salir de la oficina de abogados que me iban a declarar en banca rota, sentí una gran decepción conmigo mismo por querer librarme sin tomar responsabilidad de los resultados, de una manera fácil. Puedes llamar este momento en mi vida como “Tocar fondo”.


Inmediatamente empecé a cambiar mi actitud, analicé que estaba dentro de mi responsabilidad (era TODO), que posibilidades positivas me entregaba la situación malísima que tenía, me conecte con los recursos con los que se que cuento para salir adelante y me prometí a mi mismo que JAMÁS volvería a dejar la responsabilidad de mi bienestar a factores externos, que yo crearía lo que quiero vivir.


El resultado fue que empecé a trabajar doble turno, desde las 6:00 hasta las 13:00 en un gimnasio de crossfit (Indomable), luego desde las 14:00 hasta las 22:00 independientemente y los fines de semana en las mañanas, en los tiempos libres leía todos los días durante 45 minutos aún cuando no tenía ganas o se me cerraban los ojos, colocaba el cronometro para que me avisara que había completado el tiempo, tomé mis apuntes de “Coaching” y empecé a estudiar también todos los días.


Ya sé que estas pensando que no dormía ni comía, pues si realmente mis horas de descanso eran pocas y no trabajaba todas esas horas seguidas pues variaban más que todo en el bloque de trabajo independiente.


Cada día también aparte 30 minutos de “Innovación” donde creaba productos nuevos de capacitaciones (cursos, métodos, dinámicas) o contenido para compartir y enseñar además de fastidiar a toda mi lista de contacto todas las semanas para que me dejaran dar cursos, o lo que fuera en las empresas donde trabajaban.


Esto lo mantuve por 1 año y 3 meses hasta que logre salir de las deudas y lo que me quedo a parte de la tranquilidad económica fue un crecimiento personal sólido y que se queda conmigo para seguir adelante, me demostré a mi mismo que tenía disciplina, que podía cambiar la realidad negativa y que podía lograr algo que en mi mente era ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE.


Análisis: El potencial positivo fue MARAVILLOSO por la actitud que tome ante el desafío que claramente era peor que cuando llegue a chile y aún así logré salir y obtener resultados que jamás pensé que podría lograr.



AHORA, atento con esto


En ningún caso te cuento esto para decirte que debes tocar fondo o que es necesario pasarlo así de mal para reaccionar, te lo cuento para que veas la potencialidad del fracaso con relación a la perspectiva que tenemos de la vida y para dejar bien en claro mi intención de que aproveches el fracaso cuando ocurre, quiero compartir contigo que pienso que sería una manera de fracasar menos y cuando ocurra tomar ventaja de la situación.

  1. Asegúrate que todo lo que hagas sea importante para ti, o al menos que identifiques la razón de hacerlo: te conduce a algo mejor, a lograr un objetivo importante. Esto te va a permitir tener motivación y energía para seguir adelante.

  2. Se planificado: organiza tu plan de acción tomando en cuenta los detalles de lo que quieres lograr (qué, cómo, cuándo, con quién), identifica los recursos con los que cuentas para lograrlo, que puedes hacer para potenciarlos aún más y finalmente adelántate al fracaso (que podría salir mal, que te limitaría a lograrlo y que es lo peor que pudiera pasar).

  3. Da siempre el 100% de ti y recuerda que eres dueño de tu realidad.

  4. Capitaliza los fracasos que SI van a existir. Siempre que ocurra analiza.

  • ¿Qué me está enseñando esta situación?

  • ¿Qué oportunidades positivas me entrega?

  • ¿Qué puedo hacer al respecto para solucionarlo o mejorarlo?

  • ¿Quién quiero ser para salir fortalecido y evitar repetirlo?

  • Sigue adelante más FUERTE, más SABIO y con mucha más MOTIVACIÓN.

Si el fracaso es parte de la vida, decidamos aprovecharlo



86 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook