• Gustavo Mendoza

Libérate de ti mismo

Me siento libre” es la frase que escucho con mas frecuencia en mis sesiones de coaching, sin duda yo también lo he sentido y me siento en la obligación de compartirlo con todos ustedes por


que se siente tan genialmente bien que deseo de corazón que puedan sentirlo.


En este artículo voy a compartir contigo mi liberación, y más importante aún como puedes también hacerlo tú. Pretendo que puedas identificar la causa que tiene presa tu mejor versión, que desarticules su funcionamiento y no solo que deje de restar, sino que sume a crear la realidad que en el fondo deseas.


Estoy seguro de que en algún momento han sentido como nos deshacemos de un peso, abrimos los ojos del alma o simplemente despiertas, es una sensación liberadora que me hace pensar en un renacimiento, algunas personas lo llaman momento “EUREKA”. Imaginen que su mente esta atada por una simple cadena que no la deja volar, experimentar, descubrir y crear, este momento mágico del que te hablo ocurre cuando rompes esa cadena, destruyes la barrera y de manera inmediata empiezas a sentir el asombro de ver millones de posibilidades que antes no estaban ahí, energía para actuar y un nuevo aire de confianza en ti mism@.

Esa cadena, barrera, grillete, mochila o ese peso que no te deja ser quien viniste a ser en este mundo, que te limita y que muchas veces te hace sentir incapaz de alcanzar tus sueños son “Las creencias limitantes” y vengo a decirte que todos las tenemos, en diferentes áreas e intensidades, PERO, como todo en este universo es un equilibrio perfecto, si tenemos la forma de romperlas o transformarlas en creencias potenciadoras.


Las creencias son ideas que aceptamos como reales, nos entregan un sentimiento de certeza y se convierten en reglas de vida.

Las creencias funcionan tras bastidores, en nuestro subconsciente y desde ahí condicionan nuestro comportamiento, guiando nuestras acciones en una dirección alineada con lo que creo y en orden de validad mi regla de vida. Su efectividad se basa en su aparente inexistencia, creemos que no existen y por lo tanto no podemos hacer nada al respecto, sin embargo, el primer paso es hacer consciente que si están funcionando para tener la posibilidad de hacer algo al respecto.

Las creencias serán limitantes o potenciadoras dependiendo de los comportamientos asociados en orden de crear la realidad que deseas, es decir, El resultado de una creencia limitante es un estado de ánimo con predisposición a la inacción, te llena de miedos y detiene tu avance, mientras que una creencia potenciadora te predispone a la acción masiva, te habilita para ver nuevas posibilidades y te entrega energía para seguir siempre hacia adelante a pesar de las dificultades.


Déjame contarte como funcionan de manera cotidiana ambos casos


Creencias limitantes: “Soy muy joven para este trabajo”, caso real, tenia muy profundamente arraigada la idea de que era muy joven para poder tener éxito en mi actual practica profesional, por supuesto no lo había identificado, por lo cual estaba operando inconscientemente y controlando mi vida. ¿Cómo funciona? Imagínate que conscientemente quieres avanzar, quieres tener éxito y accionas, pero sientes que no tienes los resultados que deseas o no te atreves a dar pasos que percibes muy riesgosos en ese momento por el temor a fracasar o cualquier otro temor y caes en un circulo vicioso en el cual la creencia limitante se refuerza, entonces generas resultados acordes a la creencia que subyace a lo que crees que quieres conscientemente. En otras palabras, te dices a ti mismo algo, cuando en el fondo no lo crees y obviamente tus resultados no serán los que profesas que obtendrás.

  • Otro ejemplo sencillo: “Alguien me parece deshonesto” por lo que tengo cuidado con él lo mantengo alejado y claro que no confiaré en ese “alguien” cuando este cerca. Toda mi forma de actuar se condiciona a lo que creo de la persona.

  • Creencias potenciadoras: “Soy capaz de hacer realidad mis sueños”, “Siempre doy lo mejor y lo máximo posible”, Por supuesto este es el caso contrario en la que estas ideas te invitan a confiar en ti mismo, comprender que, aunque existan mil desafíos tu tienes siempre la posibilidad de salir adelante y de usar toda la energía para entregar el 100% en todo lo que hagamos. Es lógico e inevitable que realmente creerse “El cuento” como muchas personas lo llaman, es un factor clave para el éxito en cualquier área.


Te muestro como funcionaría en la vida real, imagínate que deseas crear un emprendimiento, o estas en plan nutricional para lograr el peso ideal, sin embargo, como todo camino al éxito tiene el fracaso incluido como parte del proceso, por lo que si o si te vas a encontrar desafíos que PRECISAMENTE lo son porque no tienes todas las herramientas en el mundo y tendrá que sobreponerte al estrés, el miedo y la angustia para responder de manera efectiva. Ahora en ese momento tus comportamientos serán totalmente diferentes dependiendo de la creencia que tengas de ti mismo y de lo que ocurre, NO DEPENDE DEL ENTORNO, depende de tu respuesta, el entorno varía y lo seguirá haciendo.

Respuestas según las creencias

  • Si tu creencia es limitante entonces tus respuestas serán como estas: Ya estoy cansado, mejor no sigo, quizás cambio la meta, a lo mejor esto no es lo mío, reiniciare después, el mercado está difícil, el coronavirus paralizó todo y así millones más.

  • Si tu creencia es potenciadora, te verás diciendo y sintiendo cosas como: ¿De qué otra manera puedo hacerlo? ¿Qué me esta enseñando esta situación? ¿Qué es lo positivo de todo esto? ¿Qué oportunidades positivas hay acá? ¿Quién pudiera ayudarme? ¿Cómo puedo adaptarme usando mis fortalezas en esta situación? ¿Qué puedo mejorar en orden de lograr mi objetivo? ¿Qué puedo desaprender? “Vamos que se puede” , “La perseverancia siempre sale vencedora” y muchísimas otras.


La diferencia principal es el mensaje que te das a ti mismo, como consecuencia inmediata es la respuesta emocional y los comportamientos que crear tu realidad. Cuando las creencias limitantes imperan en tu cabeza los mensajes son desalentadores, te empujan a cambiar tu objetivo, a dejar de hacerlo o ni siquiera intentarlo mientas que las creencias positivas se reflejan en “PREGUNTAS” en tu cabeza que buscan respuestas diferentes, generan posibilidades y te impulsan a tomar acción probablemente de otra manera per sin cambiar tu objetivo.


Hemos transitado por el primero pasado para tomar cartas en el asunto con todo este tema de las creencias, el cual es saber cómo operan y sus efectos, Ahora, quiero entregarte unos pasos para que puedas hacer algo al respecto


Identifica la creencia

Para identificarlos, responde las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuáles son los mensajes desempoderantes que usualmente cruzan tu mente?

  2. Si tuvieras un objetivo ahora, ¿Qué cosas de ti pudieran atentar contra el éxito de esta tarea?

  3. ¿Qué es aquello que sientes que te agrega peso, que no te deja avanzar tan rápido como quisieras y que deshacerte de ellos te impulsaría?

Conoce su origen: El objetivo es entender cuando se activa

  1. ¿De qué te provee, previene o protege?

  2. ¿En qué contexto se presenta?

Desactiva: La clave esta en poner en duda lo que crees debido a que nuestras creencias son apreciaciones, no una representación objetiva de la realidad. De esta manera podrás entender que su operatividad actual no está, ni estará sirviendo ningún propósito positivo para ti

  1. ¿Cuándo SI has logrado el estado donde la creencia no opera?

  2. ¿Qué te hace pensar que esta creencia es real?

  3. ¿Cuéntame cómo opera esta creencia cuando esta activa?

Consigue el impulso emocional

  1. ¿Qué estarías logrando sin esta creencia?

  2. ¿Quién serías si esta limitante no existiera?

  3. ¿Cómo te vas a sentir viviendo al destruir esta barrera?


Acción masiva: Crear la realidad que deseas solo se logra ejecutando disciplinadamente las acciones que te llevarán eventualmente a lograrlo

  1. ¿Qué recursos necesitas?

  2. ¿Cuál es tu primer paso lógico para lograr aniquilar tu creencia?

  3. ¿Cómo sabrás que lo estás logrando?

Nota: No tienes que responder todas las preguntas, solo responde al menos una de las que te haga más sentido en cada área. Realmente espero que pueda ayudarte, pues es una secuencia muy parecida a la que uso en mis sesiones de Coaching

69 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook