• Gustavo Mendoza

Los Recursos externos NO te limitan

En el mundo VOLATIL, INCIERTO, COMPLEJO y AMBIGUO en el que vivimos, la capacidad de adaptabilidad es vital debido a el cambio constante, los contextos en los que nos desenvolvemos dejan de ser funcionales de un segundo a otro y las reglas del juego varían, por lo que tú también tienes que variar en orden de ser efectivo.



En el párrafo anterior te hablo de buscar la solución hacia adentro, en nosotros; El caso sería diferente si para responder al mundo V.I.C.A buscas la solución afuera, evidentemente la respuesta estaría siempre incompleta porque NO puedes controlar todo lo que pasa afuera y menos en un mundo de constantes cambios a nivel global.




En mis sesiones de Coaching es costumbre evaluar las limitantes que nos están separando de lograr los objetivo, porque ciertamente existen muchísimas variables que entran en juego y que afectan nuestro resultado. Usualmente relacionamos ese “Gap” o espacio entre nuestro “estado actual” y nuestro “estado deseado” con falta de recursos externos, creemos porque queremos creer, que si tuviera los recursos de DINERO, TIEMPO o CONTACTOS pudiera lograr o que no he conseguido lo que quiero mucho más rápido, y ¿Sabes qué? ¡¡¡ES CIERTO!!! Tienes toda la razón del mundo, seguramente si fuera cómo lo imaginas OJO, el detalle clave está en que esos recursos van a variar dependiendo del objetivo, las personas involucradas, tu particular estado actual y millones de cosas que en tiempo y ejecución son muy diferente a como las planeaste, precisamente por la variabilidad EXTREMA en la que vivimos. Lo que me lleva a pensar que no sería lo más eficiente enfocar las energías en la parte de la ecuación que no puedo controlar.


“Lo que nos separa de nuestras metas NO son los recursos externos, ES la falta de ingenio” –Tony Robbins


Desde la mirada del “Pensamiento Sistémico” nuestra interacción con un mundo antes descrito, en cual nuestros resultados se hacen realidad, se entiende más o menos así:


Todos formamos parte de sistemas en el cual nuestras acciones de alguna manera afectan a otras partes del sistema y que inevitablemente, sin conocer quizás el efecto, este también volverá a nosotros.


En todo sistema existe un punto o varios de mayor influencia, donde acciones pequeñas y hasta simples hacen cambios generales de alto impacto; en este sentido, nosotros formamos parte de un entorno de variabilidad constante donde se hace complejo conseguir ese punto del que te hablo, sin embargo, estamos acá precisamente para ayudarte a conseguirlo. En base a lo anterior tu pudieras ejercer influencia en cualquier parte del sistema y conseguirás modificaciones, PERO no necesariamente las que te entregarían el mayor beneficio posible.


Yo diría que en el caso particular del logro de nuestros objetivos, el punto de apalancamiento esta en nuestra capacidad de INGENIO, ADAPTABILIDAD y APRENDIZAJE, la razón por la que lo digo es simple:


¿Qué genera los recursos externos?


Sea cual sea el recurso que necesitas, la fuente generadora somos “NOSOTROS”, entonces sería interesante volcar nuestra mayor atención en el origen de los recursos, que como dije anteriormente seguirán cambiando.


Además, todo recurso externo es finito y por tanto esta condenado a ser insuficiente en entorno donde lo que tienes hoy ya no alcanza o simplemente no es más necesario, mientras que nuestras capacidades son infinitas, tan grandes como creamos, tan inmensas como nuestro potencial y tan versátil como el entorno en el que estemos.


“La diferencia entre recursos internos y externos, es que los primeros son usados y los segundos son gastados”.

La clave está en los recursos personales más poderosos que son nuestras capacidades, habilidades, destrezas y competencias. Si tú identificas, potencias y usas tus recursos internos podrás conseguir cualquier otro recurso externo que necesites.


Específicamente me refiero a la creatividad, aprendizaje, perseverancia, pasión, honestidad, entre muchas más que resultan en hábitos positivos, mejora continua, productividad, innovación, resiliencia y maestría en aplicaciones técnicas

El tema interesante sería: ¿Cómo consigo todo esto?.

Muchas veces sentimos que no tenemos activos toda esta fuente de recursos internos o que nunca lo tuvimos, sin embargo, déjame decirte que esto esta muy alejado de la realidad porque TODOS tenemos la posibilidad de usar y desarrollar nuestras capacidades, solo tienes CREER que puedes hacerlo y tener LA ENERGÍA suficiente que activa esta fabrica infinita de poderes humanos.




Para conseguir activar “La máquina” tienes que entender que su combustible es la MOTIVACIÓN, nuestras capacidades están ahí solo que no hacemos uso de ellas porque no tenemos las ganas, no queremos o simplemente no las veo PERO que me dices de cuando eras niñ@ y deseabas con todo tu corazón salir a jugar, te enamoraste por primera vez o realmente querías lograr algo muy importante para ti; ACTIVASTE la máquina inconscientemente y creaste la forma de lograrlo aún sin dinero, tiempo o contactos o descubriendo como conseguirlos. SIEMPRE nos haremos de lo que necesitemos si tenemos el impulso interno, la energía creadora o como me gusta llamarlo “El poder humano” de la motivación

La Ruta para encender tu poder personal comienza con

  1. Consigue un propósito que le dé sentido a lo que haces, consigue el camino que deseas transitar

  2. Conéctate con una visión de ti mismo que entregue un destino al que llegarás transitando el camino elegido.

  3. La motivación surge como resultado lógico e inevitable de los dos pasos anteriores y con esto las ganas de buscar soluciones creativas y perseverar pase lo que pase

  4. Ahora sella contigo y tu ser superior creador de vida el compromiso sagrado de cumplir con tu propósito

  5. Disfruta de los recursos internos infinitos que te ayudarán a materializar los recursos externos que gastaras para lograr tus objetivos

Yo de verdad recomiendo hacer un trabajo de reflexión profunda para conseguir el propósito y la visión personal, sin embargo, estos pasos funcionan también para cualquier tarea más simple que te este costando trabajo realizar por que recibes los recursos externos como tu limitante principal.



Por ejemplo, últimamente he trabajado mucho con jóvenes que van a presentar su examen preuniversitario y que sienten mucha inseguridad ante el desafío por percibirse incapaces de lograrlo y como resultado, la energía de la que hablamos esta inhibida y se crea el escenario perfecto para que las excusas afloren, de esta forma los recursos externos se convierten en limitantes porque los internos están inactivos.


La forma de abordar este asunto y cualquier otro sería seguir a ruta antes mencionada para conseguir un significado positivo del desafío.


  • ¿Cuál es la razón de presentar el examen?

  • ¿Por qué es importante?

  • Luego te conectas con el futuro, la situación deseada que NUNCA es el objetivo planteado, SIEMPRE el objetivo es un vehículo para obtener lo que si deseas (Objetivo: aprobar el examen). Entonces creas la visión de la siguiente manera

  • ¿Qué te permitirá vivir aprobar el examen?

  • ¿Qué impacto positivo tendrá lograr este objetivo?


Finalmente te das cuenta que el examen es un tramite que dará paso a vivir lo que deseas y te ayuda a tomar responsabilidad de tus actos, activando la maquina de los recursos internos y volcando la atención hacia adentro y no hacia afuera.

74 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook