• Gustavo Mendoza

Trabaja en lo importante en lugar de lo urgente

"El camino más largo es el atajo" Gustavo Ramón

Todos tenemos una condición normal de enfocarnos más en las actividades urgentes que en las importantes, esta conducta está relacionada con nuestra necesidad de supervivencia y la búsqueda de "cualquier forma posible" de reducir el riesgo o síntoma incómodo que pueda atentar con nuestra tranquilidad o zona de confort.


Las acciones orientadas a los desafíos inmediatos son usualmente conocidas como “Soluciones sintomáticas” debido a que tienen como principal objetivo reducir los síntomas incómodos inmediatos para obtener beneficios corto plazo.





Es precisamente en el placer que produce la resolución de problemas de manera rápida y reducir el síntoma incómodo donde está la trampa, es donde nos hacemos adictos y nos especializamos en resolver las infinidades de actividades diarias que van surgiendo PERO que no nos damos cuenta de que provienen de las mismas soluciones sintomáticas pasadas.


Todos vivimos en sistemas, además de tener y crear nuestros propios sub-sistemas que se auto-alimentan sin cesar, todo lo que hagamos y hagan otros tienen de alguna forma relación, las acciones causan un efecto muchas veces imperceptible a nuestros ojos, o quizás no queremos verlo, porque no necesariamente lo ves en el instante, sino que afecta a largo plazo.

Piénsalo de esta forma, si solo resolvemos lo urgente, entonces ¿Cuándo trabajamos en la causa que genera ese efecto incómodo que tanto nos esforzamos por reducir? Esto explica por que dem&$# siguen apareciendo y pareciera que se hacen más difíciles con el tiempo, hasta que nos vemos con el agua al cuello y explota la bomba de tiempo que hemos estado evitando por tanto tiempo, el sistema falla y prácticamente te ves obligado a trabajar en la causa, PERO OJO, no siempre lo hacemos porque requiere de consciencia y autoconocimiento.

LO PEOR es que las soluciones sintomáticas generan un ciclo vicioso, es como una droga, nos hacemos especialistas en resolver problemas inmediatos por la satisfacción del bienestar a corto plazo sin darnos cuenta de que nos estamos entrenando precisamente en alejarnos de la causa principal, este hábito negativo nos incapacita a tomar conciencia de la verdad detrás de los problemas urgentes y como resultado seguimos apagando fuego toda la vida.


¡¡¡IMPORTANTE!!! No estoy diciendo que las cosas urgentes no deben resolverse, ciertamente son incómodas y no queremos tenerlas, lo que si te digo es que dentro de las mismas 24 horas que tenemos todos debes tener espacio para identificar, analizar y accionar para resolver lo desafíos de fondo, las causas primarias generadoras de los problemas urgentes.


La clave está en dirigir parte importante de tu energía en resolver de manera disciplinada y persistente en crear, aplicar y mantener “Las soluciones fundamentales”. Este tipo de soluciones tienen las siguientes características:

  • Suelen ser subestimadas por su naturaleza sencilla de fácil aplicación

  • Los beneficios SIEMPRE son a largo plazo y operan como un hábito positivo que condiciona la conducta

  • La acción aparenta no tener relación directa con los problemas urgentes

  • Tienen un nivel de apalancamiento muy alto; es decir, el efecto positivo se genera en cascada no solo en los problemas inmediatos que nos agobian usualmente si no en otras áreas de nuestras vidas

  • Genera resistencia a la acción inmediata debido a que desafía los modelos mentales y comportamientos usuales, demanda de nosotros compromiso total

Las soluciones fundamentales son piedras angulares en nuestro crecimiento personal, significa cambios de creencias, aprendizaje y por tanto impacta fuertemente a nuestro éxito general. Ciertamente no podemos dejar que se nos incendie la casa, sin resolver lo que nos agobia, PERO si trabajar diligentemente en lo que esta generando el incendio.


Con todo lo anterior quiero agregar valor a las soluciones fundamentales, con la intención de que le des la importancia por los beneficios GIGANTES que te entregarán a mediano largo plazo y quiero compartir contigo ahora como puedes hacer para identificar el punto de apalancamiento que buscarás resolver, la base de los problemas actuales. Para eso te compartiré 2 técnicas sencillas que me han servido y de hecho uso muchísimo en mis sesiones de coaching.

  1. Los 5 ¿Por qué?: solo debes hacerte esta pregunta en relación con el problema urgente que se te presenta continuamente, puedes hacerla más de 5 veces si deseas hasta que consigas el origen.

Ejemplo:


No tengo tiempo para nada

¿Por qué?

Hago muchas actividades

¿Por qué?

Muchas de ellas están sin terminar

¿Por qué?

Mes distraigo fácilmente

¿Por qué?

Tengo muchas distracciones

¿Por qué?

No he ordenado mi horario de “home office”



De esta forma pudiéramos seguir con más preguntas para buscar el origen, sin embargo, acá se puede ver claramente que el problema no esta en la cantidad de actividades (que seguramente si son muchas), es un tema principalmente de hábitos relacionados al orden, la planificación y el foco. En este respecto es que irán relacionadas las acciones para resolver no solo este problema sino los que originan estos problemas:

  1. La rueda de la vida:

  • La idea es dividir una rueda en 8 zonas iguales donde vas a colocar en cada una de ellas las áreas de tu vida que consideras más importantes y que a final de cuentas te entregaría el bienestar máximo que buscas.

  • Luego debes darle una puntuación a cada una de estas zonas, puede ser del 0 al 10, asignando un número relacionado a ¿Cómo te sientes en este momento en esa área a como quieras estar idealmente?.

  • Finalmente vas a seleccionar 1 sola de esas áreas tomando en cuenta que es la más importante para y que su mejora impactará de manera significativa y en cascada a todas las demás áreas planteadas en la rueda.


*Esta imagen que te comparto es mi propio análisis generado en el siguiente link: https://gapmap.tonyrobbins.com/


Igual que en la técnica anterior, el fin último de cada una de ellas es encontrar el punto de mayor apalancamiento del sistema donde debemos orientar nuestros esfuerzos y de esta manera resolver la mayoría de lo problemas, obteniendo el mayor beneficio y bienestar posible.


La base teórica de estas técnicas es “La Ley de Pareto”


La Ley o Principio de Pareto, también conocida como la Regla del 80/20 (ó 20/80), establece que, de forma general y para un amplio número de fenómenos, aproximadamente el 80% de las consecuencias proviene del 20% de las causas.


Traducido a el tema que estamos tratando sería que el 20 % de las acciones de apalancamiento resolverán el 80% de nuestros problemas y como consecuencia lógica inmediata, también nos entregaría el 80% de los resultados esperados.

81 vistas

© 2020 by Gustavo Mendoza, Todos los derechos reservados.

  • LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook